El cambio de ropa;
Lo que parecía un mundo de dolor y aflicción
Qué pronto olvidado.

— Yosa Buson

La corta noche;
En el bajío permanece
La luna creciente.

— Yosa Buson

Las chispas del cantero
Se alejan flotando
En el agua clara.

— Yosa Buson

Qué felicidad,
Cruzar este río en verano,
Las sandalias en la mano!

— Yosa Buson

Un repentino chaparrón de verano;
Los gorriones de la aldea
Se agarran a las hierbas.

— Yosa Buson

Con la brisa de la tarde,
El agua lame
Las patas de la garza real.

— Yosa Buson

Puedes ver la brisa de la mañana
Soplando en los pelos
De la oruga.

— Yosa Buson

Esto es todo:
El camino acaba
En el huerto.

— Yosa Buson

Te vas, -
¡Qué largo el camino!
¡Qué verdes los sauces!

— Yosa Buson

La primavera alejándose
Duda
En las tardías flores del cerezo.

— Yosa Buson

Yendo a mirarlas,
Las flores del cerezo en la noche
Se han convertido en fruto.

— Yosa Buson

Un campo de flores de colza:
El sol en el oeste,
La luna en el este.

— Yosa Buson

Con cada pétalo que cae,
Las ramas del ciruelo
Envejecen.

— Yosa Buson

Tras de mí,
Viejo y débil,
Flores esparciéndose.

— Yosa Buson

La urraca está cantando,
Su pequeña boca
Abierta.

— Yosa Buson

De regreso a casa
Después de matar un faisán, -
El sol aún está alto.

— Yosa Buson

La golondrina desciende
Sobre el cuadro de Otsu,
y sale volando.

— Yosa Buson

Sobre la campana del templo
Duerme
La mariposa.

— Yosa Buson

El sol en el ocaso
Pisa la cola
Del faisán cobrizo.

— Yosa Buson

Labrando el campo:
La nube que nunca se movió
Ha desaparecido.

— Yosa Buson

La primera helada del año;
Mirando a la grulla enferma
A lo lejos.

— Yosa Buson

Sacos de semillas
Mojados
Por la lluvia primaveral.

— Yosa Buson

Lentos días pasando, acumulándose,
¡Que lejos están,
Las cosas del pasado!

— Yosa Buson

Acercando el brasero
A los pies,
Parece tan lejos del corazón.

— Yosa Buson

El halo de la luna, -
¿No es el aroma del ciruelo
Elevándose al cielo?

— Yosa Buson

Encender una vela
Con otra vela;
Una noche de primavera.

— Yosa Buson

Incluso mi esposa
actúa como una forastera,
esta mañana de primavera.

— Yosa Buson

Niña muda
convertida en mujer:
ya se perfuma.

— Yosa Buson

Un aguacero.
Se agarran a las yerbas,
los gorriones.

— Yosa Buson

Lluvias de mayo.
Y enfrente del gran río
un par de casas.

— Yosa Buson